Jesucristo hombre, ¿Quien es?.


Cayendo en el legalismo

Posted in doctrina por Webservant en octubre 21, 2010

Qué facil es volverse un cristiano legalista. Es tan fácil como volverse un cristiano carnal, solo tienes que deslizarte, dejarte llevar. Dejarte seducir.

El legalismo se infiltra en nuestras vidas como una forma más elevada de santidad. Dejamos de disfrutar de la Gracia y pasamos a “ganarnos” la Gracia. Pensamos que añadiendo normas y regulaciones a la Palabra de Dios daremos un paso más en la santidad, quizás así nos ganaremos el derecho a sabernos amados por Dios. Ese camino es el pacto de obras y tiene dos consecuencias, una es la hipocresía, en esta consecuencia nos creemos que hemos alcanzado la meta y nos gloriamos en nosotros mismos y no en la obra de la Cruz. La otra consecuencia es la frustración, nos sentimos derrotados como cristianos, y el Acusador nos hace papilla.

Además, el que tomó el camino del legalismo es muy estricto juzgando a otros, pero muy indulgente juzgándose a sí mismo. Es el caso del fariseo y del publicano que subieron al Templo a orar, el fariseo decía “Dios te doy gracias PORQUE NO SOY COMO LOS OTROS HOMBRES”, y miraba al publicano con superioridad. Por desgracia cuando el mundo pinta a un cristiano pinta a un legalista, y no a un hombre cautivado por la Gracia de Dios en Cristo.

Cuando comenzamos a CONDENAR  otros y a sentir que nosotros estamos por encima de ellos estamos en peligro de volvernos como ese fariseo que subió a orar.

Te invito a escuchar un mensaje titulado “Jesús y la Ley”, puedes leer mis notas en este enlace. Y puedes escuchar el audio o bajar el mp3 en este enlace.

 

Comentarios al calqueo del 13/10/10

Posted in Jose L. de Jesus Miranda por Webservant en octubre 20, 2010

Antes que nada pedirles disculpas por no publicar nada en dos meses. Un servidor además de mantener este sitio web tiene familia, dos trabajos y… co pastorea una congregación. No obstante me doy cuenta de la importancia de este sitio, que por cierto sigue recibiendo cada vez más visitas. Gloria a Dios por ello.

En relación al último calqueo de Miranda aprovecho para hacer unas cuantas observaciones.

¿Ha estado el evangelio escondido?. Muchas sectas afirman los mismo, de hecho casi todas. El evangelio no ha estado escondido, 2 Co 4.3 dice que el evangelio sólo está escondido “entre los que se pierden”. Son estos quienes no conocen el evangelio y para los que está escondido.

Un segundo argumento es que la Iglesia de Jesucristo desde que fué establecida no ha sido derribada ni el enemigo de la Iglesia podría hacer nada por quitar su testimonio (Mt 16.18). Afirmar que el evangelio se perdió es afirmar que la Iglesia se perdió y eso es antibíblico. La Iglesia no desapareció, y si la Iglesia no desapareció tampoco el testimonio del evangelio, porque ¿cómo es posible que la Iglesia exista y esté callada?, ¿cómo es posible que la Iglesia exista y el evangelio no sea predicado?. Gracias a Dios que esto no ha sido así, y gracias a Dios que Mt 16.18 es una promesa confirmada por la evidencia de la historia.

¿Qué es apostasía?. Si Miranda dice que no existe pecado excepto el pecado de abandonar CEG, la definición de apostasía va en el mismo sentido, apostasía es enseñar lo que Miranda niega.

Pero eso no es cierto. Apostasía significa literalmente “alejarse de la fe”, es decir, de la fe en Cristo Jesús. Por definición un apóstata es aquel que: a) niega que Jesucristo sea el Hijo de Dios b) niega que Jesucristo se haya hecho hombre (1 Jn 4.8) c) se aleja de la fe, oponiéndose a ella y persiguiendo a los cristianos.

En ese sentido Miranda es un apóstata ya que niega que Cristo Jesús se hiciera hombre (él dice que un espíritu vino sobre un judío llamado Jesús de Nazaret), es decir, niega que Jesús se hiciera hombre. Lo que Miranda enseña es una especie de “posesión” en el que dos identidades se fusionaron. La Biblia lo que enseña es “encarnación” en la que el Salvador, el Hijo Eterno de Dios se hizo hombre, tomando su humanidad de una mujer llamada María.

Problemas con conductas desordenadas. Ya hace tiempo que avisamos que el fin del Mirandismo son las consecuencias de sus enseñanzas, es decir, desorden, matrimonios rotos, decadencia. Ahora esta corrupción es tan alarmante que Miranda se ve obligado a enseñar lo que antes negaba: conductas morales y consecuentes.

Si Miranda afirma que hay embriaguez en algunas sedes es que esto es un escándalo tal que está estorbando su crecimiento, ¿quien quiere llevar a sus amigos, o niños a CEG cuando andan en embriaguez en su sede?. Si ellos acusan al romanismo de destruir a los niños, cuanto más daño hacen aquellos que quitan a Dios y ponen a un ídolo: Miranda.

Los amo mucho. Sinceramente, dudo del amor de Miranda. El lobo viene para matar y el ladrón para robar. El buen pastor se queda con sus ovejas. No hace falta que diga más.