Jesucristo hombre, ¿Quien es?.


El hundimiento de CEG…. Martín Guío renuncia y apostata

Posted in Comunicados,Creciendo en Gracia por Webservant en junio 5, 2014

¡Cuan sorprendido se quedaría José L. de Jesús Miranda si viera el estado de RUINA de su ministerio!.

Aunque el fallecimiento de Miranda fue un hecho que quisieron ocultar, no sólo no lo pudieron tapar, sino que tuvo desastrosas consecuencias para este grupo. Tras la caída de la Sede Central el bastión fuerte de CEG era Colombia, donde más fuerte estaba este grupo. Pero Colombia ha caído, porque el hombre más fuerte de CEG, Martín Guío se ha apartado del grupo.

La amante de Miranda, Lizbeth quiso tomar el control del grupo, inventando títulos, y añadiendo disparates doctrinales aun más torcidos que los de su fundador. Lizbeth nunca podrá ocupar el lugar que Miranda dejó en los corazones de los fieles de CEG, carece de carisma, de convicción, de palabra, de autoridad, de elocuencia. Los esfuerzos de Lizbeth por mantener vivo CEG no són más que un intento de que su fuente de ganancia no desaparezca.

El ministerio que prometió que gobernaría las naciones está dividido, débil, sin sede central, sin plaza fuerte en Colombia. Aquellos obispos que con tanta fuerza rodeaban a Miranda no existen, y al que llamaban el cantor de la Gracia, hoy en día honra al verdadero Hijo de Dios y renuncia a su antiguos errores.

De aquí a un año CEG será la mitad de lo que es, con centros educativos más reducidos, y en dos años será una sombra, el eco de uno de tantos hombres que quisieron asemejarse a Jesucristo, pero que cayeron en su necedad.

Mi corazón está con aquellos que sinceramente buscaron a Dios, pero que fueron cazados por una manada de lobos. Amigo, abusaron de tu fe, violaron tu confianza, no permitas que te arrastren en la locura. Ellos buscaban tu dinero, y tú buscabas una palabra de Gracia. Recuerda las sanas palabras de nuestro Señor, Quien dijo: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar” Mt 11.28 Esto Jesús lo dijo a los que estaban siendo maltratados por los abusos de los fariseos, y ahora el buen Pastor te lo dice a tí, que has sido abusado por otros fariseos, los que abusan de la Gracia y que idolatraron a Miranda. Sé libre de sus mentiras.

Amigo, observa el resultado de la conducta de estos. ¿Acaso no lo ves?, no son más que amadores de riquezas deshonestas, no te buscan a tí, buscan lo que es tuyo, comercian con cosas que no entienden, pero de las que sacan un buen provecho. ¡Ten cuidado con los que ahora dicen que representan a Miranda!, ¡estos son aun peores!, ya que perpetúan los errores que te llevaron al estado actual. Si un ciego guía a un ciego, ¿no caerán ambos en el hoyo?.

Observa el lenguaje de Lizbeth, mira sus amenazas,mira la conducta. ¿Es este el ejemplo de amor, el fruto del Espíritu Santo, la evidencia de una nueva vida en Cristo?. Observa la conducta de Miranda, sus palabras altaneras, su jactancia. Lo que tú necesitas no es a “Cristo en la tierra”, sino a Cristo en tu ser, en tu corazón, en tu vida, al invencible y Santo Hijo de Dios inundando tus pensamientos y tu vivir.